Lo último:

4to. Paso para la Plenitud: HONESTIDAD

 

Si decidimos ser auténticos, comprometernos con nosotros mismos y seguir los pasos marcados sin concesiones a la incoherencia, no valen trampas. Somos nosotros mismos los que juzgamos nuestra propia honestidad, ante nosotros mismos y ante los demás. La honestidad para con uno mismo implica esforzarse por ser lo que uno es, por admitir y aceptar las propias emociones, deseos y necesidades y ser capaz de manifestarlas abiertamente, reconociendo también lo que puede dañarnos. Logramos ser honestos con los demás si evitamos grandes diferencias entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. La honestidad de nuestros actos nos permite acceder a nuestra integridad moral, que a veces empieza con evitar alguna que otra mentira sin importancia, con lo que nos sentimos más cerca de los demás. Por su parte, la honestidad con las palabras, al expresar mejor los deseos y necesidades, evita malentendidos y conflictos infundados

PROPUESTA: Utiliza adecuadamente tus recursos, plantéate cómo te gustaría hacer las cosas y hazlas según el dictado de tu interior. Proponte vivir lo mejor posible para estar a gusto contigo mismo y poder estarlo también con los demás.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top