Lo último:

Archivos del Autor: Heyra Zerpa

Cómo influyen las etiquetas en los hijos

 

La cuestión de las etiquetas es, pedagógicamente hablando, un tema de límites, pero en el sentido negativo de la palabra. La capacidad de aprendizaje del niño está limitada, por un lado, por su herencia genética y por otro por el ambiente más o menos favorable en el que se desenvuelva. Las etiquetas son límites que imponemos a nuestros hijos, casillas en las cuales deben caber y a las que deben amoldarse respondiendo a las expectativas que hemos puesto sobre ellos.

inocencia

“¿Siempre eres tan testaruda?”; “¿Lo ves?, eres tan floja, nunca haces bien nada”… Mensajes como estos acompañan el quehacer diario en nuestros hogares. Son, aparentemente, neutros, y la mayoría de las veces inconscientes, pero debemos revisar si ayudamos con ellos a nuestros hijos a avanzar correctamente, o si por el contrario estamos cerrando la puerta al cambio y al aprendizaje.

 

Bernabé Tierno, en su obra, reproduce un fragmento de la carta que unos padres le escriben: “Por segunda vez, ante el miedo a entregarnos las notas, porque la criatura no levanta cabeza en los estudios, mi hijo de doce años se ha marchado de casa. Hemos pasado toda la noche en vela, y cuando esta mañana mi marido fue a buscar el carro para denunciar su desaparición, lo encontró durmiendo dentro. Hemos intentado averiguar lo que pasa, y entre todas sus angustias por ver que no puede tenernos contentos trayendo mejores notas, me  ha sorprendido una frase: “Es que a mi nadie me ha dicho nunca que hago algo bien”.

Los mensajes que enviamos a nuestros hijos cuando nos fijamos sólo en sus errores o en sus fracasos, le transmiten la idea de que no sirve para nada, o de que difícilmente logrará superar cualquier problema que se le presente.

creando futuros felices

El niño es, como todo ser humano, un ser en constante cambio y transformación. Sus capacidades adaptativas son muy grandes, pero debe encontrar un ambiente que le estimule y le aliente para el éxito. Cuando los padres resaltamos con mayor énfasis las facetas negativas de nuestro hijo, estamos yendo en contra de principios fundamentales: la comprensión, el aliento, el reconocimiento del esfuerzo y  los logros.

 

Incondicionales

Es mucho más productivo, cuando un hijo ha cometido un error, intentar sentirnos como él. Verle como alguien que está sujeto a cambios y que, en ese proceso, el fracaso y las equivocaciones forman parte de las oportunidades de ver los propios problemas y mejorarlos. Cuando él reciba el mensaje: “Te has equivocado, pero te comprendo y aquí estoy para ayudarte”, en vez de: “¡Otra vez, ya estoy harto de que no te esfuerces por cambiar!”, entonces estaremos cumpliendo realmente con lo que ser padres significa: amar a nuestros hijos incondicionalmente, servirles de aliento constante y ser capaces de ver en ellos un ser humano sujeto a cambios, capaz de lograr lo que se proponga más allá de las dificultades.

  

A menudo es difícil ser capaz de mantener una actitud positiva, de comprensión y apoyo cuando una conducta negativa se manifiesta una y otra vez. Hemos de  ser capaces de inventar nuevas maneras de corregir, vigilando nuestras palabras y manteniéndose atentos a lo que realmente pensamos de nuestro hijo. Nosotros somos los primeros que hemos de pensar que nuestro hijo pueda cambiar. Si no es así, difícilmente reconoceremos sus pequeños esfuerzos, los logros mínimos que darán paso a logros mayores, y difícilmente encontraremos las oportunidades o situaciones en que él pueda verse de otra manera y modificar la imagen que  tiene de sí mismo. En definitiva, la etiqueta que tiene adjudicada y de la que debemos conseguir que se desprenda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Importancia de la educación sexual

sexualidadsana

Muchas de las primeras experiencias sexuales son recordadas con dolor y marcan para toda la vida. Se convierten en recuerdos traumáticos con consecuencias que quizá nunca desaparezcan. La diferencia en estos casos puede resumirse en una sola palabra: información.

Casi todos los seres humanos nos adentramos a la vida sexual sin ningún tipo de orientación y no nos damos cuenta del increíble error que podemos cometer cuando no contamos con la madurez necesaria para asumir esta                      maravillosa etapa de nuestras vidas.

Todos creen que hacer el amor es un hecho espontáneo y natural. Quizá el acto sexual básico así lo sea como el deseo mismo. Pero el estar íntimamente con alguien es un arte, y como tal, puede aprenderse y mejorarse. Los buenos amantes se hacen no nacen. La autora Thea Lowry lo expresa así: “aunque el sexo sea perfectamente natural, no siempre es naturalmente perfecto”.

El Dr. Gindin nos dice: “en el hogar y en la escuela, nuestros padres y maestros probablemente se han preocupado por enseñarnos todo lo necesario para la vida, pero no a hacer el amor. A hombres y mujeres les han hecho creer que de esto se nace sabiendo”. Lejos de ello, la función sexual es aprendible.

Saber más

La buena sexualidad se relaciona con el conocimiento y no con la ignorancia. La ausencia de una adecuada educación sexual contribuyen al infortunio de crear experiencias traumáticas. En cambio, la buena sexualidad requiere información, intercambio, cooperación, amor y creatividad.

Para los autores del libro “Sexualidad Sana, Liderazgo Sólido”, José L. y Silvia Cinalli “la ignorancia no es sinónimo de pureza y candidez, sino de malas decisiones y de consecuencias costosas para el resto de la vida. Cuando se imparte educación sexual más allá de la genitalidad y del acto sexual, el resultado se traduce en familias más sanas y matrimonios más sólidos, ya que la sexualidad se refleja en cada faceta de la vida humana. Gran parte de nuestros triunfos y fracasos están estrechamente relacionados con nuestra buena o mala sexualidad; de ahí que debemos descubrir su verdadero propósito”.

Propósitos de la sexualidad

Educación-Sexual

Conocer la esencia de la sexualidad nos libera de viejas creencias que nos han tenido esclavizados por años.

-El sexo es un regalo Divino: así que debemos agradecerlo y apreciarlo. Tristemente, como dice Abel Martínez, “nuestra sexofóbica civilización, condenó la sexualidad a las llamas del infierno, a la clandestinidad y el pecado, la ignorancia y la oscuridad. La sexualidad se llenó de prejuicios, prohibiciones, mistificaciones, taras y perversiones. El deseo sexual no es contrario a la espiritualidad y es vital para una vida saludable”.

-El sexo es para el disfrute y el placer.

-El sexo es para la reproducción.

-El sexo satisface la necesidad básica de intimidad.

Finalmente, no olvidemos que es importante acabar con todos los mitos que rodean al sexo para poder mantener una relación sana con nuestros cuerpos y con nuestras parejas. El sexo es un hecho maravilloso y mágico de la vida, que no necesariamente nos domina. Lo que sí necesitamos es toda la información que podamos tener para disfrutarla plenamente y sin tabúes. El sexo nos edifica y nos enaltece.

 

Referencia bibliográfica: Cinalli, Silvia y José L. (2009). Sexualidad Sana. Ediciones Restauración Sexual, Buenos Aires, Argentina.

 

 

 

 

Descubre tu propósito

“He llegado a creer que cada uno de nosotros tiene una meta personal que es única como una huella digital y que el mejor modo de tener éxito es descubrir lo que a usted le gusta y luego encontrar un modo de ofrecerlo  a otros en forma de servicio, trabajar mucho, y también contar con el permiso de la energía del Universo para que lo guíe”, Oprah Winfrey

realizarse

Nada nos aprisiona más que separarnos de nuestros anhelos íntimos y acostumbrarnos a llevar un estilo de vida porque siempre lo hicimos así, o porque es lo que se espera de nosotros. Cuando somos realmente libres, nos sentimos capaces de apoderarnos de nuestra libertad y de elegir expresarnos en formas que resuenan con quienes realmente somos.

Nosotros somos seres apasionados, que estuvimos tanto tiempo ocultando ante nosotros mismos nuestro propósito, que necesitamos tomarnos un tiempo para encontrarnos con quienes realmente somos, con nuestro ser interior. Tenemos que retornar a nuestra fuente y escuchar, pedir que nos guíe a esa parte nuestra que sí sabe lo que es perfecto, que nos enseñe el camino a casa. Volver a ser lo que somos, y sobre todo permitir ser guiados por esa voz otra vez.

Tu propósito en la vida es seguir tu pasión, es la mejor brújula, gracias a ella todas las puertas se abren, el Universo responde a tus pedidos, y todo fluye fácilmente.

Cuando pequeño o pequeña, ¿a qué te gustaba jugar? ¿Cuáles eran tus sueños? Con el transcurrir de la vida, muchas veces perdemos el rumbo, porque debíamos seguir tales y cuales enseñanzas para complacer a papá o era lo que se esperaba que hiciera, según mi familia o la sociedad. Al transcurrir el tiempo lo olvidamos porque dejamos de alimentar nuestros sueños hasta que ya no sabemos lo que nos motiva. Tenemos que volver a ser nosotros, otra vez, “puros de corazón”.

felicidad (1)

Pide para que se te sea mostrado y deja de lado tus expectativas, suelta todos los pensamientos que no tengan que ver con tu propósito, no te enganches y confía porque el Universo siempre te responde. La respuesta va a venir y en cuanto aparece, viene acompañada de prosperidad. Cuando a lo que hacemos le añadimos pasión, todo fluye, el Universo se confabula para darnos lo que necesitamos.

I Taller Internacional de ENEAGRAMA

El enfoque de este taller sobre Eneagrama, llamado Ante las nueve caras del alma”, ha sido concebido a la luz de las enseñanzas del Maestro Claudio Naranjo, hombre de conocimiento que supo integrar estas enseñanzas sagradas y antiquísimas, con los aportes de la psicología moderna occidental.

El Eneagrama, en tanto mapa del carácter, es una herramienta simple y al mismo tiempo profunda. Es una llave que abre la puerta hacia la comprensión de uno mismo y por ende de los demás.

Web-1er-Taller-Internacional-Eneagrama

El trabajo con el Eneagrama nos permite tomar conciencia -en una primera instancia- de las estrategias, o también llamados mecanismos de defensa, que utilizamos desde la infancia, que si bien en un comienzo fueron una protección necesaria, posteriormente, condicionaron nuestro crecimiento y aprendizaje.

El Eneagrama también puede ser considerado como una visión transpersonal o espiritual del carácter y la neurosis.

Estas enseñanzas proponen, entre otros aspectos, que en cada uno de nosotros predomina un rasgo principal de carácter, conformado por una “pasión” dominante y una “fijación” o distorsión cognitiva, que en su dinámica interrumpen la autorregulación organísmica.

Mirar dentro de nosotros y poder reconocer este rasgo de personalidad nos permite iniciar un camino para liberarnos de nuestras ataduras y condicionamientos, y así poner en funcionamiento los centros superiores –emocional e intelectual- que corresponden a las virtudes y las ideas santas o sagradas respectivamente.

Luego de recibir la información necesaria, los participantes del taller estarán en condiciones de reconocer cuál es su eneatipo.

Desde su tradición, las enseñanzas del Eneagrama son transmitidas por experiencia directa, método indispensable para el aprendizaje de actitudes y cualidades humanas que no están en los libros.

El Eneagrama es una herramienta enriquecedora para el “trabajo sobre sí” y favorece el camino para una verdadera transformación de la conciencia, que se traduce en un estado espontáneo y libre del Ser.

“Mirar dentro de nosotros y poder reconocer este rasgo de personalidad nos permite iniciar un camino para liberarnos de nuestras ataduras y condicionamientos”

¡Participa!

¡Participa!

Lugar: Salón de Conferencias del Café Hogar, Calle El Callao, Edif. Aloha, P.B., Centro de Puerto Ordaz. Fechas: 26 de Julio de 6:00 a 9:00 p.m. Conferencia 27 de Julio de 9:00 a.m. a 6:30 p.m. Taller 28 de Julio de 9:00 a.m. a 6:30 p.m. Taller Facilitador y Coordinador: Luis Yacachury –Discípulo autorizado por Claudio Naranjo para impartir estas enseñanzas.

 

Les dan todo a sus hijos… y los dejan sin nada

 Recién graduado de la universidad, Marcelo ya tiene carro nuevo, no se preocupa por gastos de renta, comida ni servicios, posee ropa de marca y los equipos electrónicos más sofisticados. Lo tiene todo sin preocupaciones ni exigencias laborales.
¿Cómo es esto posible? Fácil. Tiene al mejor “jefe” del mundo: un papá sobreprotector.

 

Cada vez son más los jóvenes que viven a expensas de sus padres sin buscar independizarse del todo y sin reconocer el valor de ganarse las cosas a través del esfuerzo.
Esta realidad, aunque se muestra de forma divertida en la película mexicana de reciente estreno “Nosotros, los Nobles”, es una problemática que, de acuerdo con expertos, sólo generará una generación de adultos inútiles y débiles.

 

“A los hijos no se les está exigiendo nada y por eso es una generación del merecimiento”, señala la colombiana Ángela Marulanda, autora y educadora familiar.
“Son chicos súper débiles: se traumatizan con todo, se deprimen con todo, se quieren suicidar por todo, porque no saben luchar. Les quitamos la capacidad de postergar la gratificación, trabajar duro y de luchar por lo que quieren por darles demasiado”.

nosotros_los_nobles

‘NOBLES’ EN LA CASA
Situada en México, “Nosotros los Nobles” cuenta la historia del empresario Germán Noble, quien al darse cuenta de que sus tres hijos -Javi, Bárbara y Charlie- llevan una vida inútil y vacía y han tomado malas decisiones, decide fingir la quiebra de su empresa.
 

De esta manera, los deja sin autos, celulares y tarjetas de crédito, los lleva a vivir a un vecindario pobre y les pide hacer algo que no saben hacer: trabajar.

 

Con una recaudación de 25.9 millones de pesos en su semana de estreno, la cinta se perfila como la película mexicana más exitosa del año. Pero más allá de lo económico, el filme ha puesto sobre la mesa de discusión a la “generación del merecimiento”, formada por jóvenes que pasaron a ser la cabeza de la jerarquía familiar, de acuerdo con Marulanda.
“Les enseñamos algo muy grave a los hijos: su función es recibir y la nuestra, como papás, es darles. Les enseñamos a recibir, pero no a dar”, señala la autora del libro “De la culpa a la calma”.

 

Jesús Amaya, autor de diversos títulos como “Padres obedientes, hijos tiranos”, cuenta su charla con una joven, egresada de universidad, a quién le preguntó a qué se dedicaba. Ella le respondió que a nada y que vivía mucho mejor sin trabajar.
“Me sorprendió. Me dijo ‘no trabajo, mi papá me da más de lo que puedo ganar’. Pues claro, los muchachos así jamás van a trabajar.
“Los papás les dan cada mes cierta cantidad de dinero, pues para qué trabajan, si ganan más con su papás”, afirma el también profesor titular.

 

Es por eso que los expertos exhortan a los papás a que enseñen a sus hijos desde pequeños a ganarse sus privilegios.
ES CUESTIÓN DE REGLAS Los expertos Ángela Marulanda y Jesús Amaya aconsejan a los papás: – Educar a los hijos desde pequeños. – Establecer reglas. Los hijos tienen derechos, pero también obligaciones. – Buscar que los chicos se esfuercen por lo que quieren. Los hará adultos responsables. – Analizar tus motivaciones, si vas a comprar algo que un hijo te pide. ¿Él debe tener eso para estar a la moda o no ser “menos” que los demás?, ¿o realmente lo necesita? – Estar consciente de que si tus hijos carecen de algo no los “traumará” para el resto de sus días, más bien, ellos formarán su carácter y sabrán valorar sus posesiones. – Tener en cuenta que al dar algo especial a tus hijos, ellos deben saber que es una gratificación bien ganada.
 Fuente: Diario El Norte de México.
 

 

 

En mayo celebramos Día Internacional de la Familia

 ¡ Acompáñanos a celebrar el Día Internacional de la Familia!

Charlas Gratuitas para toda la Familia

…La familia es lo primero

Invitacion Día Internacional de la Familia-CCAIF-Imprenta (1)

 El 15  de mayo se conmemora el Día Internacional de la Familia dado que, desde 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas elegió esta fecha para fomentar la toma de conciencia sobre los asuntos que afectan a la familia como unidad básica de la sociedad.

Por eso, ven y comparte con tu familia la celebración de este día tan especial,  una fecha para crecer, amar y contribuir con el amor familiar, como dice nuestro lema: “La familia es lo primero”

Fecha: Sábado 18 de mayo de 2013.

Lugar: Café Hogar (salón de Conferencias) Dirección: Calle El Callao, Edificio Aloha, P.B. Centro de Puerto Ordaz.

Hora: A partir de las 8 y 30 am (receso de almuerzo) hasta las 6 pm

PROGRAMACIÓN

8: 30 am Charla “La familia del siglo XXI”, Lic. María Elena González.
10:00 am Obra de teatro “El camino de la Familia”, alumnos del 1er. Año Diplomado en Consejería Familiar.
12: 00 m (receso para almorzar)
2: 30 pm Charla “Instalados en la paz familiar”, Lic. María José Valdez.
3: 30 pm Charla “La Pareja”, Lic. Irma Vecchionacce.
4: 30 pm Charla “El amor que sana a la familia”, Lic. Raquel Rodríguez y Lic. Mayerlin Franca.
5: 30 Cierre de la actividad a cargo de la Lic. Nahil Nuñez, presidente del Centro Clínico de Atención Integral a la Familia.

 

Tú, ¿eres demasiado bueno?

 

Muchos de nosotros fuimos educados para ser buenos, para lograr la aprobación de los demás. Yo, personalmente, lo he hecho mucho tiempo porque necesitaba aprobación y que no me dejaran mis parejas. A través de los años he comprendido que el ser demasiado buena era la razón por la cual me sentía usada y abusada.

autodependencia

Este es un signo claro de baja autoestima. Si no has aprendido a poner límites sanos y asertivos, basados en valores y en principios, déjame darte una noticia: Nadie lo hará por ti.

Una de las maneras de aprender esto es preguntarnos: “¿Qué significa ser bueno para mí?”

Ser bueno significa ser educado, amable y respetuoso con los demás.

Ser bueno no significa tratar de estar de acuerdo con todo el mundo e, indiscriminadamente, hacer favores.

Ser bueno NO SIGNIFICA QUE PERMITAS QUE TE TRATEN MAL.

Si eres demasiado “buen@” te volverás una alfombra donde todos caminarán para lograr sus objetivos. Esto te resentirá porque siempre dirás que sí cuando en realidad quieres decir no. Y no, es no.

Este comportamiento está relacionado con la codependencia. No podría ser de otra manera… je je je. Recuerda que nadie puede abusar de ti  sin tu permiso.

A continuación, te daré algunas sugerencias para que puedas responder diferente ante el mismo estímulo:

1) Da explicaciones y no te quejes. Las personas se ponen a la defensiva y no escuchan objetivamente si se sienten amenazadas. Trata de explicar lo que te molesta de una manera calma, respetuosa y amigable, de esta manera los demás lo escucharán mejor.

2) Deja de disculparte (dis-culparte es quitarte la culpa o responsabilidad) cuando en realidad no la sientas. Si has cometido un error reconócelo y explica las razones de tu comportamiento comprometiéndote a hacerlo diferente en el futuro. Pero deja de decir a cada rato: “lo siento”, cuando no lo sientas. Este es un hábito que te mantiene atado a la culpa e impotencia. A no cambiar.

3) Aprende a decir que no sin necesidad de decir NO. Di por ejemplo: “esto no me funciona a mí, ya tengo planes hechos, voy a checar mi agenda”, etc. Recuerda también no ser extremista y si puedes ocasionalmente sé flexible y cede.

4) Aprende a poner límites con tus amistades, compañeros de trabajo y familia, siéntete mejor acerca de ti mismo y tus interacciones con los demás mientras tomas responsabilidad de cómo los demás te tratan.

 

 

“Cuando está oscuro, vemos las estrellas”, Ralph Waldo Emerson.

¡Mamá, papá, estoy creciendo!

Emociones extremas, equivocaciones, el acné, el desarrollo, ser “gallo” o popular… En resumen, la adolescencia es un camino complicado…

Rebeldía, independencia, privacidad, tentaciones, el primer amor, la lealtad a los amigos, emociones extremas… En resumen, la adolescencia es un camino complicado, confuso y difícil que requiere la comprensión y el apoyo de los padres.

Lo primero que debemos recordar es que todos pasamos por la difícil etapa de la adolescencia. Período en el cual los hijos “sufren” grandes cambios bio-psico-sociales y los padres se debaten entre tratarlos como niños o exigirles la madurez de un adulto.

NIOS_1~1

Cuando se inicia puede abarcar una década y comienza desde los 11 años, aproximadamente. En el caso de las niñas puede culminar hacia los 19, mientras que para el varón se puede extender hasta los 21; sin embargo, no pierda de vista que cada persona evoluciona a su ritmo.

El especialista Psic. Jhonatan Bobadilla señala que “la adolescencia es una etapa donde todo parece gris, que el mundo ataca y se viene encima. En esencia, se trata de un momento en el cual se experimentan duros cambios que nos llevan a la adultez”.

Búsqueda de independencia

En este período es característico que muchachos y muchachas comiencen a tomar decisiones de una manera más independiente y a explorar nuevos roles. Como padres resulta vital entender que las relaciones de los hijos con sus amigos adquirirán más importancia. Su tarea es fomentar la autonomía y, al mismo tiempo, ofrecer orientación, apoyo y cuidado, aun cuando el hijo lo considere innecesario.

Por otra parte, si bien el joven empieza a delinear su personalidad de adulto y a buscar su propio espacio, los padres deben esforzarse en lograr que se mantengan los lazos familiares.

Bobadilla, experto en niños y adolescentes, afirma que durante esta etapa el muchacho vive intensamente, entregando lo mejor de sí y proyectándose a un futuro que desconoce, por lo cual la ansiedad es un estado que lo acompaña constantemente.

Aunque la privacidad es una de las grandes conquistas del adolescente, usted tiene la tarea de motivarlo a que participe en actividades familiares, sociales, grupos comunitarios y equipos deportivos.

Fortalecer su autoestima

Frente a la incertidumbre que le produce a su hijo vivir los cambios propios de la transición de niño a adulto, fomentar la confianza en sí mismo es una herramienta clave para asumir los nuevos desafíos.

• Tenga en cuenta sus intereses y busque la forma de que participe en actividades que lo ayuden a desarrollar y ampliar sus habilidades.

• Ayúdelo a que reconozca sus puntos fuertes; reconózcale su buena conducta y elógielo por sus logros.

• Anímelo para que tome decisiones considerando sus consecuencias (acerca de la asistencia a clases, explorar trabajos de jornada parcial, nuevas amistades, intereses o actividades…)

Tome en cuenta que por más esfuerzos que haya hecho por fortalecer la autoestima de su hijo, el deseo de “encajar” y ser aceptado por el grupo, así como el considerar las opiniones de los otros, es una realidad propia de la edad.

Definitivamente, la adolescencia es uno de los momentos en que los jóvenes son más vulnerables a las tentaciones de alcohol, tabaco y drogas. Por ello no debemos desmayar en repetirles tantas veces como sea necesario, y desde pequeños, el daño que producen esas sustancias y cómo evitar situaciones donde queden expuestos a ellas fácilmente.

Reglas y respeto mutuo

En una familia nunca se debe perder de vista que los padres son la figura de autoridad en la casa. Una cosa es construir confianza y entablar canales de comunicación con el hijo y otra muy distinta es cruzar la línea para convertirse en el “mejor amigo”.

En su condición de padres no pueden permitir que el respeto se pierda, pero tampoco deben olvidar que su hijo también lo merece, y esto abarca hasta su espacio personal; es cuestión de que todos busquen una relación equilibrada y “sin perder los estribos”.

“Hablar del asunto aquel”

No todos los adolescentes son sexualmente activos, pero casi todos piensan en este asunto. Según el especialista, hablar de sexualidad es el gran tema, tanto para padres como para hijos; a ambos la angustia los consume, ya sea porque no saben cómo y cuándo abordarlo, para los primeros, o porque no se atreven a preguntar, en el caso de los segundos.

Los padres deben estar preparados para hablar cuando el adolescente ponga “el tema en la mesa”, por ello es importante prepararse para ese momento y responder sólo lo que le pregunten. Extenderse en tópicos que no son de interés para el muchacho lo que hace es confundirlo y causarle más curiosidad.

No espere hasta último momento para conversar de la menstruación y las poluciones nocturnas. Cuanto más retrase esa conversación, más probabilidades habrá de que su hijo se forme ideas equivocadas y sienta vergüenza o temor ante los cambios corporales y emocionales que irá experimentando.

La masturbación forma parte de la intimidad de cada quien y su hijo, como es normal, tiene intimidad. Aunque sea difícil de aceptar, los padres deben respetar este momento de autoconocimiento. Converse con él o ella reconociendo que es algo normal, siempre y cuando no se convierta en el centro de su vida.

Al final, todo lo que se vive en la adolescencia termina siendo el inicio de la consolidación de aprendizajes y experiencias que, de acuerdo a cómo sean canalizadas por los padres, serán determinantes en el futuro de su hijo, no sólo en lo profesional, sino en su manera de relacionarse con su pareja, la familia y los amigos.

 

Identificar las señales de alarma

Identificar las señales de alarma

Experimentar cierta cantidad de cambios es algo normal durante la adolescencia, pero un cambio demasiado drástico o duradero en la personalidad o comportamiento de su hijo, puede indicar que existe un problema real que requiere ayuda profesional. • Aumento o pérdida extrema de peso. • Problemas de sueño. • Cambios rápidos y drásticos en su personalidad. • Cambio repentino de amigos. • Faltas continuas a clase. • Bajo rendimiento escolar. • Hablar o, incluso, bromear sobre el suicidio. • Indicios de que fuma, bebe alcohol o consume drogas.

Fuente: REVISTA VECINO SALUDABLE, Lic. Gabriela Percoco. Psic. Jhonatan Bobadilla, especialista en Psicoterapia Infantil. Adolescente, parejas y familias.

El amor se construye

 

La primera gran crisis que debe enfrentar una pareja tiene que ver con ella misma, porque las relaciones íntimas son un espejo

 

Existe una enorme diferencia entre estar enamorado y compartir la vida con esa persona día a día. El amor pasará necesariamente por diferentes etapas y tendrá que enfrentar diferentes dificultades.

El amor de la pareja vive en permanente crisis porque las bases del individuo contemporáneo se han vuelto frágiles.

corazon

Se ha dejado de “construir el amor” con soportes sólidos, con valores. Se arman relaciones que tienden al vacío y a la superficialidad, a un ritmo vertiginoso en donde se pierden cada vez más el rumbo y la capacidad para lograr proyectos vitales.

Por eso muchas personas carecen del sentido de la vida y cuando hacen pareja les parece difícil entender el amor, darlo, recibirlo y aprenderlo. Porque el amor también se aprende y necesita esfuerzos, sacrificios y renuncias.

Valores

El vacío de valores como la verdad, la honestidad, la responsabilidad, el respeto y la solidaridad constituye la más grande de las carencias del ser humano. Y, en consecuencia, estimula la posibilidad de caer en el tedio y en el hastío, el alcohol, la droga, la promiscuidad, las adicciones al poder, dinero, trabajo y, en especial, a la mentira.

Los valores se aprenden en el seno del hogar. De allí la importancia de fortalecerlos desde sus orígenes y de enseñarles a los hijos que estos no son negociables.

“El amor también se aprende y necesita esfuerzos, sacrificios y renuncias”

Los valores se transmiten a través del pensamiento, de las palabras y del sentimiento. En realidad, las palabras están más sujetas a interpretaciones que a la descripción de los hechos. Por eso las palabras son muy limitadas. Así pues, en vez de utilizar la palabra “hablar” es mejor “comunicar”. Y el mejor medio de comunicación es el sentimiento, que es el lenguaje del alma. Es el instrumento por excelencia para enseñar el amor y manifestarlo a la pareja, a los hijos, familiares, amigos, gente común y a nuestra patria.

 

Tomado del libro: “Ser amigos para ser amantes” (2006). Rojas, Nelly.

Scroll To Top