Lo último:

CAMBIAR PARA MEJORAR

“El fruto será lo que el suelo, la raíz, el aire y la hoja le habrán hecho. Es a ellos a quienes se debe mejorar si se quiere enriquecer y asegurar la cosecha”, Célestine Freinet 

familia

La familia debe cambiar y evolucionar en sus dinámicas a medida que cambian  y evolucionan  las personas que la integran. Si mantiene un patrón fijo de funcionamiento está condenada al conflicto permanente. Hay padres que siguen tratando a sus hijos adultos de la misma forma que cuando eran adolescentes, o niños: dando todo sin pedir nada, dirigiendo sus vidas, opinando de todo, supervisando todo, facilitando todo, riñendo y premiando, o supeditando sus vidas a los horarios y necesidades de sus hijos ya adultos. Hay hijos que tratan a sus padres de la misma forma: pidiéndolo todo, exigiéndolo todo, creyendo que son personas que están a su servicio y completa disposición. Es un excelente caldo de cultivo para el desastre familiar.

Nuestro equilibrio interior se ve influido por las estructuras exteriores. Cuando la estructura es rígida y nosotros evolucionamos solo podemos mantenernos dentro de la estructura si dejamos de crecer. No obstante hay soluciones mejores y más inteligentes: cambiar la estructura, adaptarla o romperla.

Tomado del libro “Juntos pero no Revueltos” de Jaume Soler y M. Mercé Conangla.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top