Lo último:

Categoría Publicaciones: Tú y yo

El Coraje de Ser Tú Misma – Inicia septiembre 2016

CORAJE MARZO 2016

“Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni en la casa”

Psic. Alberto Soler Sarrió – Barcelona  (ES)

“Esta mañana he ido de paseo y al supermercado con los niños (ya tienen 15 meses, están para comérselos, ¡de verdad!). En la cola, se me ponen a hablar un par de señoras, y las dos concluyen lo mismo: “hi ha que veure, lo que ajuden ara els homens a les seues dones amb els fills” (“hay que ver lo que ayudan ahora los hombres a sus mujeres con los hijos”). Ésta es una de esas situaciones que me encantan para poder provocar un poco y sacar mi lado más feminista. Pero hoy se hacía tarde para comer y me he limitado a sonreír, agradecer y seguir a casa.images (1)

¿Que qué le habría dicho a estas señoras? Probablemente, como en otras ocasiones, les habría respondido con un “disculpe señora, pero no, ni ayudo ni pienso ayudar a mi mujer con los hijos”. Y pasaría a explicarle cuál es mi punto de vista al respecto.

Antes de tener hijos yo nunca he sido de esas parejas o maridos que ayudan a su mujer con las tareas de casa. Pero es que mi mujer tampoco me ha ayudado nunca. Y cuando llegaron los hijos las cosas siguieron más o menos igual: ni le he ayudado con la casa ni ahora con los hijos. Habrá alguno que aún no haya pillado de qué va la cosa y esté pensando maravillas sobre mí y apiadándose de mi mujer (¡pobrecita, menudo le ha tocado!). No, yo no ayudo a mi mujer con los niños porque no puedo ayudar a alguien con algo que es mi entera responsabilidad.

Los hijos, al igual que las tareas domésticas, no son el patrimonio de nadie: ni pertenecen a la mujer ni pertenecen al hombre. Son responsabilidad de ambos. Por este motivo me llega a ofender cuando, de modo muy bienintencionado (soy consciente) me halagan con “lo mucho que ayudo a mi mujer”. Como si no fueran mis hijos o no fuera mi responsabilidad. Hago, con mucho esfuerzo y mucho gusto ni más ni menos que aquello que me corresponde. Al igual que mi mujer. Y por mucho que me esfuerce nunca podré llegar a hacer tanto y tan bien como hace ella.

¿Por qué tenemos esta visión de las responsabilidades?

Tenemos aún en la mente un modelo de familia patriarcal en el que hay un reparto de tareas muy bien definido: el hombre es el proveedor de recursos, la mujer la gestora del hogar (ahí se incluyen los hijos). Sin embargo la sociedad ha cambiado profundamente en las últimas décadas (afortunadamente) y este reparto de papeles ha pasado en muchos casos a la historia. La mujer hoy en día, aunque sigue profundamente discriminada socialmente (no hay más que ver la diferencia en salarios u oportunidades de promoción laboral) es el agente de su propio desarrollo, tiene la capacidad de desarrollar una carrera profesional en los mismos ámbitos que un hombre y, si decide dedicarse al cuidado de los hijos es, en la mayoría de los casos, por una elección personal, y no por falta de oportunidades o derechos sociales.

imagesEn un momento en el que tenemos esta igualdad de roles entre hombre y mujer, asumir de facto que los hijos son responsabilidad de ellas es un vestigio del pasado. Hoy en día hombre y mujer se reparten (o deberían hacerlo) de modo equilibrado aquellas tareas que les atañen a ambos, como la casa y los hijos. ¿Y qué es “de modo equilibrado”? Ese equilibrio no implica en (casi) ningún caso un reparto 50-50, sino más bien una adaptación flexible entre la disponibilidad de los miembros de la familia y las tareas que se requieren. Pensemos por ejemplo, qué injusto sería un reparto de tareas 50-50 en un caso en el que la mujer llegara a casa a las 20:00 después de 12 horas de trabajo, y su pareja llevara desde mediodía en casa. Un reparto “mitad tú, mitad yo” sería tremendamente injusto. E igual a la inversa.

Los hijos implican dar un paso más allá en esta flexibilidad y suponen un importante test de compenetración y trabajo de equipo en la pareja (y cuando vienen a pares como en nuestro caso, más todavía). Ya hablé hace tiempo sobre el papel del padre durante la lactancia, ya que parece que muchos padres se sienten perdidos durante esta etapa pensando que la mujer es la única que puede hacer algo por el niño. Ni mucho menos. Pero conforme crecen los niños el papel que juega el padre crece más si cabe.

¿Cuáles son las tareas propias del padre y cuáles las de la madre?

Bueno, pues más allá de ser la madre (por obvios motivos) la encargada de la teta, el resto de las casi innumerables tareas relacionadas con los hijos no son patrimonio exclusivo de nadie, son total y absolutamente intercambiables entre padre y madre en función de las circunstancias, preferencias (de ellos o de los hijos -hoy quiero que me duerma la mami/el papi-) o habilidades de cada uno.

Un buen reparto de esas tareas es el que es equilibrado, justo, que no genera conflicto y que permite un desarrollo armonioso de la rutina doméstica.

¿Qué modelo quiero transmitir a mis hijos?

Quiero que mis hijos crezcan sin saber si planchar es cosa de hombres o de mujeres. Que no sepan si los baños son cosa de su padre o de su madre. Que no asocien la cocina con el feudo de nadie, ni tampoco la aspiradora, doblar ropa u ordenar los armarios. Que acudan con más o menos igual frecuencia a uno o a otro para dormir, para contar sus confidencias, para jugar o para enfadarse. Que no haya un “jefe” de la casa sino que todos convivimos del modo más feliz posible.

Así que no, señora, yo no ayudo a mi mujer con los niños. Tampoco con la casa. Estoy con ellos en el supermercado y les paseo porque son mis hijos y me acompañan allá donde voy. Les cambio los pañales, les baño, les llevo al parque o les preparo la comida no por ayudar a mi mujer, sino porque son mis hijos, son mi responsabilidad y quiero que crezcan con un modelo de familia y de reparto de tareas diferente a aquel que Ud. y yo hemos tenido”.

EL ARTE DE AMAR

      arte amar fechas            

                    Taller Teórico Vivencial para Parejas

                             (Tres encuentros de 3 horas  c/u)

  … porque el amor es un arte … y merecemos aprenderlo!

Objetivo: Facilitar herramientas teóricas y  vivenciales, para el manejo de la relación de pareja.

Descripción: Taller teórico y vivencial, donde las parejas podrán aprender, a través de las teorías psicológicas y dinámicas, el Arte de Amar.

Imagen2

Todo ser humano anhela el amor, pero tendemos a percibirlo como algo irreal. El amor es algo real, donde habrá “problemas”, pero que no son mas que retos de la vida; al verlos en nuestra relación de pareja, nos asustamos.

Este es un arte como el estudio y el trabajo; merece el esfuerzo, pero … ¿qué hemos hecho para aprenderlo?

Te invitamos a aprender amar. Cada semana veremos elementos importante para aprender este arte.

Facilitadoras: Lic. Mónica J. Barrios G.     –  Psicóloga Clínica – FPV 10525
.                              Lic. Yuvelyn V. Guiland A.  -  Psicóloga Clínica – FPV 8639

Fechas: Jueves 09, 16 y 30 de julio 2015

Inversión:  Bs 5.000,00 por pareja

Información: CCAIF -Centro Clínico de Atención Integral a la Familia - Calle El Callao. Torre Lloyd. PH.       Centro de Puerto Ordaz. Venezuela.

Teléfonos: 0286-715.97.27   y   317.10.04

www.terapiaparafamilia.com

 

Formación para Mujeres: ¡El Coraje de ser Tú Misma!

Proceso didáctico-terapéutico estructurado en sesiones independientes, orientado a dotar a la participante de recursos para conocerse mejor, incrementar su confianza y autoestima, y mejorar sus habilidades de comunicación.

INICIO16  de Mayo 2015   (Inscripciones abiertas)

Inversión:  Bs 350,oo por sesión.coraje 2

Horario:  Sábados de 9:00am a 12:00m

Requisitos: Ropa cómoda, una botella de agua, libreta y bolígrafo, colores y cuaderno de dibujo.

FACILITADORAS:

Ing.Heylin Charmel: Consejera Familiar, Consteladora Familiar, docente del Diplomado en Consejería Familiar, en CCAIF; facilitadora en Codependencia.

Licda. Mayerlin Franca: Consejera Familiar, Consteladora Familiar, Coach de vida, facilitadora en Gestalt, facilitadora en Codependencia y docente del Diplomado en Consejería Familiar, en CCAIF.

 

“El Coraje De Ser Tú Misma”

Todos anhelamos tener relaciones sinceras, íntimas y nutritivas, pero nos cuesta crearlas y mantenerlas, porque cuando nos abrimos a alguien, antes o después, se despiertan nuestras heridas, inseguridades, corazas y carencias más profundas. Cuando no abordamos adecuadamente estas dificultades, provocan conflicto, desconfianza, resentimiento, luchas de poder, aislamiento o dependencia, saboteando la amistad, el amor y la intimidad. A esta dinámica la llamamos codependencia.

 La codependencia también puede manifestarse como un rechazo o una barrera al amor y la intimidad, o como miedos paralizantes, sentimientos de desvalorización, desconexión de nuestro poder y energías creativas, o la incapacidad de abrirnos al cambio –de dejar personas o situaciones que nos producen sufrimiento–, de avanzar en nuestro proyecto vital y sentirnos realizados.

CONTENIDO:

  • La estructura básica del ser: protección, vulnerabilidad y esencia.
  • Qué es codependencia y como se refleja en nuestra forma de relacionarnos.
  • Patrones de codependencia: el dependiente y el rechazador.
  • Raíces de la codependencia: la herida de abandono y el miedo al rechazo.
  • Como abordar nuestras heridas y temores para no repetir los mismos patrones.
  • Abrirnos a la intimidad: el arte de desnudarse.
  • El anhelo de amar versus el miedo a intimar.
  • La intimidad con uno mismo; la intimidad con el otro.
  • Qué es y qué no es estar abierto.
  • Cómo abordar los patrones que nos impiden abrirnos y crear verdadera intimidad.
  • Las carencias ocultas que sabotean el amor y la intimidad.
  • Las siete estrategias que utilizamos para evitar sentir nuestra vulnerabilidad que generan desconfianza y aislamiento.
  • Cuando el “amor” es una forma de huir de ti mismo o de llenar un vacío.coraje 3
  • Cuando siempre siento que mi pareja no me da suficiente.
  • Cuando siento que mi pareja siempre me pide demasiado.
  • Cuando vivimos para colmar las necesidades ajenas en detrimento de las propias.
  • Cómo abordar la dependencia emocional.
  • Aprender a reconocer y validar tus necesidades.
  • Consecuencias negativas de ignorar o reprimir tus carencias y necesidades.
  • Las bases para crear intimidad: honestidad, vulnerabilidad, responsabilidad.
  • Introducción a la sanación del niño interior.
  • Recursos para abordar y apreciar tu vulnerabilidad.

OBJETIVOS DEL PROGRAMA:

  • Descubrir la raíz de tus dificultades a la hora de relacionarte y adquirir la comprensión y los recursos necesarios para abordarlas adecuadamente.
  • Desarrollar la capacidad de gestionar creativamente tus emociones.
  • Identificar los patrones de comportamiento que traicionan tu ser verdadero y no te ayudan a conseguir lo que necesitas.
  • Aprender a abordar eficazmente los miedos y las heridas que sabotean la autoestima, cierran el corazón y te impiden desarrollar todo tu potencial.
  • Sanar la relación con tus padres y con las personas que has compartido experiencias vitales.
  • Mejorar la comunicación con los demás y aprender a poner límites.
  • Soltar lastres del pasado, creencias y actitudes limitantes.
  • Reforzar tu autoestima, validar tu individualidad, apreciarte y quererte tal como eres.
  • Canalizar positivamente tu energía para ser más asertivo y realizar tus metas.
  • Enraizarte en el presente, expandir la presencia y la capacidad de auto-observación.
  • Despertar tu espontaneidad natural, alegría y energías creativas.
  • Crear más confianza, amor e intimidad en tu vida.

METODOLOGÍA
Este proceso didáctico-terapéutico está estructurado en sesiones independientes. Trabajamos con exposiciones, demostraciones, ejercicios de introspección y auto-descubrimiento, técnicas de relajación, meditaciones guiadas y dinámicas de grupo, especialmente concebidas para dotar a la participante de recursos para conocerse mejor, expandir su confianza y autoestima y mejorar sus habilidades de comunicación. Movimientos Sistémicos, arte-terapia.

 

08 de marzo – Día Internacional de la Mujer

… Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres…

Mahatma Gandhi

 

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es una fecha que se celebra en todos los países del mundo, trascendiendo diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, en favor de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo íntegro de la mujer.

Imagen2Esta efemérides tiene sus orígenes en la lucha por las reivindicaciones sociales, que llevó a la huelga a un grupo de mujeres trabajadoras de la ciudad de  Nueva York que reclamaban la igualdad salarial, una jornada laboral de 10 horas, el tiempo de lactancia, entre otras. Esta huelga iniciada el 5 de marzo de 1908 terminó en una tragedia en la que murieron quemadas 146 mujeres tras registrarse un incendio en la fábrica donde trabajaban, de la que no pudieron salir porque los propietarios habían cerrado todas las salidas para evitar robos.

En este contexto, no podemos banalizar esta importante fecha resaltando solamente la belleza de la forma femenina, sino más bien aprovecharla para reconocer a todas las mujeres del mundo como artífices de la historia, en especial a aquellas que allanaron el camino y defendieron las conquistas que hoy disfrutamos como derechos, en gran parte de los países.

Este año, el lema del Día Internacional de la Mujer es Empoderando a las Mujeres, Empoderando a la Humanidad, promoviendo así que todas las mujeres del mundo y las niñas puedan ejercer sus opciones, como participar en la política, educarse, obtener un ingreso y vivir en sociedades libres de violencia y discriminación.

El Empoderamiento o apoderamiento abarca una extensa gama de significados, interpretaciones y definiciones, en disciplinas que van desde la psicología y la filosofía hasta las ciencias de la motivación. Sin embargo,  la visión de los grupos de mujeres y otros movimientos sociales lo asumen como “un proceso que propicia que las mujeres y otros grupos marginados incrementen su poder, esto es, que accedan al uso y control de los recursos materiales y simbólicos, ganen influencia y participen en el cambio social”.

Estos cambios pragmáticos traen consigo también un proceso por el que las personas se conciencien de sus propios derechos, capacidades e intereses, y de cómo éstos se relacionan con los intereses de otras personas con el fin de participar desde una posición más sólida en la toma de decisiones y estar en condiciones de influir en ellas. En este sentido, el empoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de las personas y las comunidades, para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven.

Aprovechemos, entonces, el impulso que mundialmente se está dando al empoderamiento de la mujer para que superemos las dependencias que no sean saludables e irradiemos desde nosotras y desde nuestros sistemas familiares, el amor por la vida para la humanización del planeta.

Dra. Lucy Núñez Burgos

11 Signos de una Amistad Verdadera

11 signos de una amistad verdadera

En 1967, Los Beatles lanzaron una canción que hasta el día de hoy se mantiene como un himno de la amistad: “I get by with a little help from

amistad 1

Todos sabemos que estos lazos hacen más que sólo ayudarnos cuando lo necesitamos. Los amigos son nuestros eternos compañeros. Son los que vienen a tu departamento sólo para matar una araña; son la única constante entre las relaciones de pareja y los cambios de trabajo. Hay investigaciones que afirman que las amistades nos hacen vivir por más tiempo.my friends” (Sigo adelante gracias a la ayuda de mis amigos).

Aristóteles alguna vez dijo “la amistad es un alma que habita en dos cuerpos”, pero ¿qué es lo que diferencia a una verdadera amistad de los lazos pasajeros? De acuerdo a Robert Rowney, psiquiatra certificado y director de la unidad de trastornos del humor de la Clínica Cleveland, hay ciertos hábitos que distinguen a los verdaderos amigos, y que los hacen parecer un miembro de la familia. Son esos hábitos, más la facultad de muchas veces tener que decir la verdad aunque duela, lo que crea el indescriptible lazo de una amistad verdadera.

A continuación encontrarás 11 cualidades que distinguen a una amistad de verdad, de otro tipo de relaciones en nuestra vida.

amistad7

1. Nos motivan a aceptar más cosas de nosotros mismos.

Todos solemos ser bastante autocríticos y no siempre somos constructivos con nosotros mismos. Rowney señala que los verdaderos amigos nos animan cuando estamos siendo extremadamente negativos  y afirma que “las personas se sienten mejor cuando están rodeados de personas cercanas, que les brinden apoyo y ánimo cuando lo necesiten”.

Ya sea porque no nos gustó nuestro desempeño en una entrevista de trabajo o porque no nos gusta el reflejo del espejo, nuestros amigos más cercanos son los que expresan su desacuerdo cuando estamos siendo muy duros con nosotros mismos. “Los amigos de verdad aumentan nuestra autoestima de forma natural, y a su vez, el animar a un amigo, nos hace sentir mejor con nosotros mismos”.


2. Nos dicen cuando no estamos en lo correcto.

No, no sólo para llevarnos la contra, sino cuando realmente estamos cometiendo un error. Nadie es perfecto. Nuestros amigos son capaces de detectar nuestras fallas y señalarlas cuando lo necesitamos. “Son capaces de indicar tanto lo que hacemos bien como lo que hacemos más, y son capaces de darnos el apoyo que necesitamos en ambos casos”.

La dosis justa de sutileza al momento de decir la verdad es una de las cosas que distingue a los verdaderos amigos. “Si es un amigo reciente o no tan cercano, no se va a atrever a decir algo que pueda molestarte; en cambio un amigo verdadero, alguien en quien realmente confías, sabrá cómo decirte lo que necesitas escuchar. Es muy importante tener amigos que sean claros y directos”.


3. Puedes contar con ellos

amistad 2El mejor regalo que un amigo te puede dar es su más absoluta atención y preocupación, y los verdaderos amigos lo saben, por lo que se preocupan de estar presentes. “Un verdadero amigo está presente al considerar tus necesidades como propias” afirma Rowney.

¿Sabes de que forma un amigo puede demostrar su completa atención hoy en día? Poniendo su teléfono en silencio cuando está contigo. Un estudio del Reino Unido del año 2012 sostiene que la simple presencia de un teléfono puede distraerte cuando estás con alguien, algo que tu mejor amigo/a no dejaría que ocurriera.


4. Nos escuchan de verdad

Todos hemos hablado con alguien que no puede evitar cambiar el tema para hablar de sí mismo, y eso no es precisamente lo que buscamos cuando queremos desahogarnos y hablar sobre nuestros problemas. Las conversaciones con nuestros verdaderos amigos no son monólogos.

Ser capaz de sostener un diálogo abierto con alguien más aumenta las posibilidades de que esa relación se fortalezca. De acuerdo al experto Paul Sacco, PhD y profesor ayudante de la escuela de trabajo social de la Universidad de Maryland, la clave de una conversación balanceada es prestar atención activamente a lo que está diciendo la otra persona. “Las personas que son buenas para escuchar validan los sentimientos de las otras personas” señaló en HuffPost Healthy Living, “les demuestran que lo que están diciendo tiene sentido y vale la pena”.


5. Nos acompañan en los momentos difícilesamistad 5

Una cosa es contar que personas que te felicitarán y apoyarán durante tus momentos de éxito, pero los amigos de verdad están durante los altos y bajos; las penas, las alegrías, los fracasos y todo lo que pueda pasar. “Conocer y confiar lo suficientemente en alguien como para aceptar que te acompañen durante un momento es difícil, es un signo de amistad de verdad”, afirma Rowney, “quienes están en tu vida incluso en ese tipo de instancias, son prácticamente familia”.


6. Nos mantienen tranquilos

Uno de los principios fundamentales de una amistad verdadera, es saber lo que estresa o relaja al otro. Los amigos genuinos pueden detectar los momentos de estrés y dificultad, y por lo tanto pueden ayudar a tomar mejores decisiones. Incluso cuando no estamos buscando un consejo, su simple presencia puede calmarnos. Un estudio del año 2001 postula que el simple hecho de pasar tiempo con un amigo cercano ayuda a bajar los niveles de estrés.


7. Nos ayudan a mantener los pies en la tierraamistad 3

Rowney afirma que si bien los verdaderos amigos celebran nuestros logros como si fueran de ellos, también son los que nos recuerdan nuestros inicios. ”Los buenos amigos estarán pendientes de que no se te suban los humos a la cabeza, ya que te conocían antes de que lograras cumplir un objetivo importante; saben quién eres en realidad, por lo que no sólo celebrarán tus logros sino que también serán tu cable a tierra”.


8. Nos dan su apoyo, incluso en las situaciones más complicadas.

Imagina lo siguiente: vas a comer con algunas personas del trabajo y ves a la pareja de tu mejor amigo coqueteando con alguien más. Si bien contar algo como eso no es nada de fácil, Rowney señala que los amigos cercanos siempre toman la iniciativa y hacen lo correcto, incluso si se trata de contar algo que probablemente tu amigo no querrá oír. “El apoyo es crucial en una amistad. La honestidad no es un valor fácil de cumplir, pero es fundamental para fortalecer la relación. Ver más allá de nuestra propia comodidad y actuar como el mejor amigo que puedes llegar a ser, siempre funciona”.


9. Hacen de la amistad una prioridad.

amistad 4El matrimonio, el trabajo, los hijos…a medida que pasa el tiempo, nuestras vidas se vuelven más ajetreadas, y por lo tanto nuestra disponibilidad disminuye. Sin embargo, los verdaderos amigos no permiten que la vida se interponga en la amistad. Ya sea planeando una simple llamada desde el auto, o un almuerzo rápido, los amigos de verdad consideran a sus más cercanos una prioridad.

“Uno de los grandes obstáculos de las amistades es cuando las personas no se dan el tiempo para estar con sus amigos”, declara Rowney, “Si no te esmeras en hacer un espacio en tu vida para ver a tus amigos más cercanos, el tiempo los va a distanciar, y esa es una de las principales razones por las que las amistades terminan diluyéndose”.


10. Son capaces de perdonar.

Todos cometemos errores de vez en cuando. Pero como describe Randy Tara, autora y productora de Project Happiness (Proyecto Felicidad), las amistades verdaderas saben cómo llamar a la calma “cuando hay un conflicto, los amigos de verdad tienen el valor de enfrentar el problema en lugar de hablar por la espalda y alimentar el resentimiento. Los amigos de verdad son capaces de entender, y esto los lleva a ser capaces de perdonar”.


11. Nos hacen querer ser mejores personas

Rowney señala que los amigos de verdad no sólo nos acompañan durante nuestro crecimiento, sino que también nos motivan a querer ser una mejor versión de nosotros mismos. Los amigos no sólo son nuestros confidentes, sino que también nuestros modelos a seguir. A través de su ejemplo, amabilidad y otros atributos, los amigos de verdad sacan lo mejor de nosotros, y esa es una de las mejores cosas que nos pueden dar.amistad 6

 

Por Ignacia Sánchez

Tomado de www.upsocl.com

10 reglas básicas para preservar la intimidad en la pareja

PAREJA 210 reglas básicas para preservar la intimidad en la pareja

Refuerza tus relaciones de pareja siguiendo estas recomendaciones

La pareja es la base que sustenta la familia, y esto suele olvidarse cuando llegan los hijos. Sin embargo una relación de pareja debe darse especial atención, y más aún, reforzar esa intimidad que se comparte.

En ocasiones, hay parejas que vuelcan su atención en la familia: desde la mañana hasta la noche se dedican a cuidar responsablemente de los hijos y a realizar sus respectivos trabajos,  olvidando su propia intimidad ¡Error!

Una pareja debe tener presente que el tiempo pasa, los hijos crecen e inevitablemente toman su propio camino, dejando nuevamente a la pareja sola, como núcleo de la familia.

Es cierto que la llegada de los hijos hace que la intimidad disminuya, sin embargo es importante que en esos momentos de intensa vida familiar no se pierdan los espacios, que los padres descansen ocasionalmente en su rol de padres, para esta juntos en el papel de pareja.

Según los expertos, si la pareja es capaz de mantener su espacio, tiende a tener menos dificultades en sus relaciones interpersonales, situación que a todos beneficia.

Existen una serie de recomendaciones que toda pareja debería de seguir, sobre todo cuando se tiene hijos o, bien, si se comparte la casa con familiares o allegados. He aquí las reglas básicas:

  1. Reconocer las diferencias entre la intimidad de pareja y la familiar. Ser pareja y ser familia son dos sistemas de relación intercomunicados entre sí, pero independientes.
  2. ¿Cuántos caben en la intimidad? En la intimidad de pareja solo caben dos. Los límites en este sentido deben ser claros, sin dejar que el espacio familiar se coma parte de esta intimidad. La pareja necesita ese espacio, darle el privilegio que se merece y ser conscientes de su importancia. Después de todo, si se deshace la pareja, también se deshace la familia.
  3. Proteger los gustos y proyectos de cada miembro de la pareja. Es norma que cada uno tenga gustos distintos, pero lo importante es tener un proyecto común, pues de lo contrario las actividades distintas tenderán a separarlos.
  4. Preservar el pasado de tu pareja. Todos hemos tenido una etapa anterior que forma parte de nuestras vidas y que es indisoluble de nuestra personalidad. No es infrecuente que la pareja PAREJA 1los conozca. Estos pormenores deben quedar en la intimidad de la misma, pues en caso de ser revelados pueden ser mal interpretados por los hijos, siendo probable que el cónyuge o pareja no vea con buenos ojos compartir sin autorización, intimidades pasadas, con el resto de la familia.
  5. Toma de decisiones en privado, soluciones en público. A lo largo de la vida, son numerosas las decisiones importantes que hay que tomar. Por ello es natural que no sepamos qué decisión tomar en cada momento o que exista diferencia de opinión frente a la pareja. La decisión final dependerá de algunos puntos de vista que deben discutirse en privado, dado la dinámica de la pareja (una mirada cómplice, una seña, etc.), a fin de no realizar un comentario inoportuno.
  6. ¿Discusiones? Siempre en la intimidad. Las discusiones de todo tipo existen y es inevitable en una pareja, después de todo son dos personalidades diferentes. Lo realmente importante es estar abiertos a conversar sin descalificar la historia personal de cada uno. El resto de la familia ni tiene ni deben ser partícipe del conflicto, que por lo regular es por causas íntimas entre dos personas.
  7. Contención mutua. Una pareja debe ser capaz de ponerse en el lugar del otro. Una palabra, un gesto o una caricia puede ser la calma en un momento de rabia y frustración. Cada pareja tiene su propia forma de descargar su enojo o agresividad que a veces recolecta fuera del hogar; se debe ser consciente de resolver estas psicopatologías en el interior de la pareja o, al menos,  debe ser tolerante y procurar aguantar el momento.
  8. Reservar tiempo para nosotros. El tiempo debería ser administrado como un bien común, y una fracción destinada a estimular la relación de la pareja. Con unas noches o días en las que se comparta cierta intimidad asegurará una mejoría en la comunicación e intimidPAREJA 3ad de la pareja.
  9. Intimidad dentro de la intimidad: los espacios personales. También la intimidad individual es importante. La vida en pareja requiere la necesidad de espacios personales para cada uno; espacios de tiempo y físicos para desarrollarse como persona y poder aportar elementos que enriquezcan la relación.
  10. Sexualidad, el último refugio. La sexualidad constituye el valor más íntimo de cualquier pareja. El sexo comprendido en el entorno de una pareja representa la mejor prueba de su salud, por lo que resulta fundamental salvaguardarlo. Si la intimidad se ve menoscabada, la sexualidad resulta afectada de forma inmediata. La recomendación es que la habitación de los padres sea un santuario respetado por la familia y acostumbrar a los hijos a tocar antes de entrar.

Fuente: José Miguel Gaona, Médico Psiquiatra (Educar bien)

La pareja que viaja se une para siempre.

  • Toda pareja de esposos debería regalarse a sí misma, por lo menos una vez en la vida, un viaje inolvidable. Día a día construyen experiencias que se van convirtiendo en sólidas bases del presente y el futuro de la relación, y cuando miran hacia atrás todo aquello que han logrado juntos los une todavía más.

Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras y emocionantes que puede vivir el ser humano; sin embargo, el viaje puede ser aún más placentero, único e inolvidable si se realiza con el ser que se ama.

¿Por qué los unirá viajar juntos?

pareja viajando 2

  • Desde el mismo instante en que la pareja se plantea la posibilidad de un viaje junta, construye un sueño que cada día va tomando forma.
  • El solo hecho de hacer planes para ese viaje los renueva, los motiva, les alegra el alma, los llena de expectativas.
  • Mientras llega el viaje y después de realizarlo, durante mucho tiempo, tendrán tema para conversar.
  • Al contar a sus amigos, familiares y conocidos las anécdotas vividas, los lugares que visitaron, los detalles de la comida, la gente, la cultura, se va estableciendo un vínculo emocional, algo que comparten y que solo les pertenece a los dos.
  • Solo bastará una fotografía de ese viaje sobre la repisa para recordar todo lo que vivieron juntos y que los unirá por siempre.

¿Cuál es el destino perfecto?

Muchas cosas entran en juego cuando de elegir el destino se trata: el presupuesto, el tiempo que se destinará para el viaje, ¿quién se encargará de los hijos mientras regresan?, si el lugar a visitar requiere trámites, por ejemplo pasaportes, visas, etcétera. Sin embargo, la elección del destino debe comenzar por un análisis y conciliación de gustos; lo que sería romántico o divertido para algunos podría resultar un verdadero dolor de cabeza para otros, así que si me lo preguntan a mí, esto es lo que deben tener en cuenta a la hora de elegir:

Busquen un destino que los motive a los dos

Contemplen todas las posibilidades. Mi madre, por ejemplo, no soportaba subirse a una lancha por hermosa que fuera, sufría una verdadera somatización, se enfermaba al instante y padecía todo el recorrido, y no disfrutaba la belleza del paisaje. Aquí es importante hacer concesiones y que prime el interés común al individual.

Corran riesgos

Muchas parejas viajan con frecuencia y curiosamente siempre lo hacen al mismo lugar, pero esto no genera la más mínima expectativa y emoción. La idea es vivir una experiencia nueva, por ello elijan un lugar al que nunca hayan ido y si es preciso, que no haya visitado ningún amigo o familiar. No tiene que ser al otro lado del mundo, incluso en sus propios países deben existir sitios hermosos a los que ningún conocido suyo haya viajado jamás.

Asegúrense de que sea un destino divertido

Es cierto, entre gustos no hay disgustos y habrá quienes se divierten visitando galerías de arte, museos e iglesias con hermosas y despampanantes arquitecturas, pero no es la idea del viaje que propongo. Usualmente, un destino con playa es agradable para todos, pero adicional a eso incluyan en su presupuesto la posibilidad de rentar un yate o alquilar unas motos o bicicletas acuáticas, o participar en las actividades que ya tienen organizadas en el mismo sitio que visitan.

Que no falte una noche romántica

con velas, baile y champán, así que preparen su atuendo. Muchas cosas tendrán que improvisar, pero al menos un lindo vestido para la ocasión no debe faltar.

Es un tiempo para ustedes dos

A menos de que sea para contactar a los chicos y saber cómo se encuentran, olvídense de sus teléfonos celulares y computadoras portátiles. De tajo digan “no” a llevar trabajo o a permitir ser interrumpidos por razones laborales; en ese caso habrá que dejar todo listo en sus lugares de trabajo y que todos sus compañeros –incluido el jefe– sepan que ¡no entra señal de celular al lugar a donde van!

Pongan su viaje en manos de Dios

Desde el mismo instante en que decidan viajar oren porque Dios les permita encontrar el mejor lugar, porque este viaje sea una bendición para sus vidas y a su regreso lleguen renovados y felices para el resto de la familia.

Disfruten y manténganse en control

Disfruten cada momento y no se dejen llevar por el estrés o el desánimo. Llevar a cabo este viaje implicará ahorrar y hacer sacrificios, o quizás pensar quién cuidará a los niños, o quién se hará cargo en casa o en el trabajo de sus obligaciones; planifíquenlo con calma.

Les deseo de todo corazón que esta iniciativa se convierta en un sueño que les permita mantenerse unidos para siempre. ¡Feliz Viaje!

 

Seis retos para las parejas de hoy.-

Seis retos para las parejas de hoy.-

Proyectos individuales, estrés y monotonía, son algunos de los desafíos presentes, para asumir con amor.-

Las estadísticas muestran que dos de cada tres primeros matrimonios de parejas menores de 30 años se divorcian. Este escueto dato podría ser un indicador de que las parejas cada vez tienen más dificultades para mantener una relación estable y duradera. El mundo de hoy plantea encrucijadas que en muchos casos llevan a que las relaciones se rompan, produciendo dolor, soledad y frustración.

Los logros en la relación de pareja, como en otras áreas de la vida, son una combinación inteligente de voluntad, deseo profundo de vivir mejor juntos y de amor, entendido éste como un impulso poderoso para que los integrantes de una relación crezcan como pareja y como individuos.

Reflexionar sobre este tema y plantearse algunos desafíos es un buen comienzo.

1. Vida propia

Hombres y mujeres tienen papeles diferentes, proyectos de vida distintos y desafíos a nivel personal, profesional, social y económico que deben ser puestos en común, pero manteniendo la individualidad. Esto implica desarrollar habilidades emocionales como la empatía y la asertividad, y manejar los conflictos para enfrentar las nuevas condiciones que vive la pareja.PAREJAS 2

2. Nuevos puntos de conflicto

La necesidad de sintonizarse con la ilusión de progreso del otro, respetar el ritmo y las posibilidades de su pareja y al tiempo vivirlo como un encuentro de mutuo acuerdo en el que se apoyan los proyectos individuales de crecimiento sin que ninguno se sienta amenazado, puede generar diferencias conflictivas y una competencia que no es sana.

3. Vencer el estrés

El mundo moderno es un gran generador de estrés para la pareja. Existen altas exigencias y se aspira a lograr muchas cosas en poco tiempo. Atender estas exigencias produce un gran estrés en las parejas, que muchas veces no es consciente y se expresa en reacciones descontroladas, agresividad, apatía, distancia afectiva…

4. La monotonía

Se debe tener conciencia de que la vida en pareja pasa por momentos de aburrimiento, desencanto o frustración. Esto no quiere decir que no podamos hacer cosas por enriquecer y revitalizar la relación con pequeños detalles diarios. De hecho, de esta manera, se puede esquivar ese mensaje constante que hoy ronda a las parejas, de que la vida debe ser siempre emocionante y correr a gran velocidad.

5. El compromiso

El compromiso verdadero es uno de los aspectos más decisivos en el buen funcionamiento de una pareja. Para esto es necesario tener tenacidad, perseverancia, aplazar la gratificación individual, creer en los procesos y en los logros a largo plazo. Esto parece estar en desuso, pues cada uno tiene un proyecto propio.

6. Expectativas

Muchas de las dificultades que tienen las parejas se dan porque hay expectativas y exigencias de la convivencia que no son reales, y ésto trae las peleas, la insatisfacción y la frustración. En un mundo de inmediatez, muchas parejas esperan demasiado del matrimonio y lo evalúan de acuerdo a criterios de eficiencia, éxito y rentabilidad.

 

María Elena López – Psicóloga de Familia, www.inteligencia familiar.com

Especial para El Tiempo, de Bogotá.

La madre que trabaja fuera de casa

La madre que trabaja fuera de casa

La mujer “plena”: Las películas y la publicidad en la TV nos muestran a la “mujer realizada o plena”: trabaja en forma eficiente fuera de casa, en el hogar atiende a su marido y cuida a sus hijos. En “sus ratos libres” practica algún deporte para mantenerse delgada y va a la peluquería pues tiene una cena a la noche.

Generalmente la realidad no es tan así. En el trabajo debe luchar en forma desigual en un mundo masculinizado. Al salir del trabajo hay que hacer las compras del supermercado: el dulce que falta en el desayuno, el regalito para el cumpleaños del amiguito del niño, la crema de afeitar para el marido… Al llegar a la casa muchas veces hay que corregir lo que hizo la empleada. -Los exámenes de los chicos que ya llegan otra vez!, y como el padre le dijo que atienda un poco más esa parte, hay que revisar los deberes y tomarles la lección.

También preparar los uniformes para mañana, con ese barro que no sale, ponerlos en el secarropas, pues con la lluvia no se secan. “¿Qué hay para cenar?”, preguntan mientras miran la tele. Claro que al final llega la hora de acostarse y descansar… si es que no viene el chico con: “Mamá, para mañana tengo que llevar un cuaderno de 50 hojas… forrado”.

Después de todo eso surgen los dolores en el cuello y la espalda, algunos tics nerviosos, dificultades para conciliar el sueño. Claro que siempre está la voz sabia del que aconseja: “Lo que pasa es que te preocupas demasiado por las cosas, trata de relajarte”.

Un costo muy alto: Sin temor a equivocarnos podemos decir que el “precio” de salir a trabajar es elevado. La mujer sigue con la responsabilidad de atender la casa y la familia.

A nadie se le ocurre hoy plantearse el hecho de si es conveniente o no que la mujer trabaje. Algunas lo hacen por necesidad, otras por desarrollar sus intereses personales o profesionales.

Pero mientras van adquiriendo nuevos roles, éstos se suman a los anteriores.

Para ser una madre es primordial entregar amor al niño en una actitud tranquila y satisfecha. Si al quedarse en casa lo hace con resentimientos y frustración, que atribuye concretamente a los “sacrificios” que debe hacer por el hijo, la compañía que entrega, estar hecha sin alegría y no ser fuente de seguridad afectiva.

Ventajas y desventajas: Entre las ventajas está la ampliación del mundo cultural por los mayores contactos que tiene, el aumento de la seguridad e independencia económicas.

madre trabajando 2

 

Desventajas: destacan la ausencia prolongada de la casa y sobrecarga del trabajo doméstico. El riesgo mayor es que el cansancio y las tensiones la pongan de mal humor, se irrite fácilmente, y esté poco dispuesta a compartir su tiempo libre con sus hijos.

Si esto sucede ser conveniente plantearse, quizás no el trabajo, pero si la forma de asumirlo, y estudiar la posibilidad de que el trabajo de la casa sea compartido.

¿Qué necesitan los niños?: Los niños necesitan una madre atenta y preocupada de sus intereses para sentirse felices y valorados. El corto tiempo que se dispone para los hijos debe ser compensado por la “calidad” de él. Pero es bueno no hacerse trampas: un mínimo de tiempo con ellos es esencial.

Quizás es bueno realizar en forma entretenida algunas cosas juntos, como las compras, pegar botones. En este compartir, los niños pueden aprender a hacer las cosas en forma autónoma.

Si el perfeccionismo no es una virtud, sino un defecto, en las madres que trabajan fuera de casa es especialmente aconsejable “erradicar” la obsesión por un orden o limpieza perfectos. Si no se logra, tal vez toda su energía se agote en el orden, y pierda la capacidad de recibir, sentir y expresar ternura.

Es posible que las mujeres que culpan al trabajo por ser incapaces de expresar amor y por no poder dedicarse a los niños, aunque estuvieran en casa, de nada les serviría.

Una mamá que quiere a sus hijos encontrará tiempo y forma para entregarles ternura y afecto.

Scroll To Top