Lo último:

Código de Ética

logo-1000px

 La junta directiva del Centro Clínico de Atención Integral a la Familia promulga el siguiente Código de Ética, aprobado en asamblea de Junta Directiva. En el presente Código de Ética el término “Consejeros” o “Consejeras”  referirá genéricamente a Consejeros y Consejeras de Familia, enfocados a  las Organizaciones, la Educación y la Psicopedagogía, la Biomedicina, el Derecho y la Pastoral Cristiana,  según la especialidad elegida.

1.- RESPONSABILIDAD CON LOS CONSULTANTES

Los consejeros y consejeras deberán procurar el bienestar de las familias y de los individuos; respetar los derechos de aquellas personas que buscan su ayuda y llevar a cabo esfuerzos razonables para garantizar que sus servicios sean utilizados en forma apropiada.

1.1 Los consejeros y consejeras no discriminarán ni negarán sus servicios profesionales a nadie debido a motivos étnicos, religiosos, de género, de nacionalidad, de clase o de preferencia sexual.

1.2 Los consejeros y consejeras deberán estar conscientes de la influencia que pueden ejercer en sus consultantes y evitarán abusar de la confianza y de la dependencia de tales personas. Por lo tanto, harán esfuerzos para evitar una relación mutua que pudiera afectar su juicio profesional y aumentar el riesgo de abuso. Cuando la relación no se pueda evitar, el consejero o consejera, tomará las precauciones adecuadas para asegurar que su juicio no sea deformado y que no exista abuso alguno. El ejemplo de una relación mutua incluye, pero no está limitado a, negocios o relaciones cercanas con el consultante. La intimidad sexual con los clientes durante la consejería y dos años posteriores a éstas, quedará prohibida.

1.3 Los consejeros y consejeras no utilizarán la relación profesional con sus consultantes para su propio beneficio.

1.4 Los consejeros y consejeras respetarán los derechos de toma de decisiones de sus consultantes y los ayudarán a entender las consecuencias de tales decisiones. Claramente advertirán a los consultantes que cualquier tipo de decisión sobre sus procesos personales o institucionales es responsabilidad suya pues el consejero o consejera apoyará el proceso.

1.5 La consejería se prolongará mientras sea razonablemente claro que el cliente se estará beneficiando de esa relación.

1.6 Los consejeros y consejeras ayudarán a los consultantes en la obtención de otro servicio como la psiquiatría o la psicoterapia, si consideran que por razones particulares no está dentro de su competencia o capacidad tal ayuda profesional.

1.7 Los consejeros y consejeras no abandonarán, ni negarán atención de consejería a los consultantes, sin antes hacer los arreglos adecuados para la continuación del tratamiento o asesoramiento.

1.8 Antes de utilizar vídeos  grabaciones o permitir la presencia de terceras personas, los consejeros y consejeras deberán obtener el consentimiento explícito del consultante, de preferencia por escrito.

2.- CONFIDENCIALIDAD

Los consejeros y consejeras deberán mantener la confidencialidad de cada uno de los consultantes, ya que en una relación de consejería el consultante puede ser más de una persona. Los consejeros y consejeras  deberán respetar y reservarse las confidencias de cada uno de los consultantes que buscan su ayuda profesional.

2.1 Los consejeros y consejeras no podrán hacer declaraciones en relación a las confidencias de los consultantes excepto en los siguientes casos: (a) si lo determina la ley, (b) para prevenir daño a una o varias personas, (c) si el consejero y consejera es acusado o acusada de acciones civiles, criminales o disciplinarias que surgieran a raíz de la consejería (dado el caso, podrán revelarse las confidencias del consultante solamente en lo que se refiere a esa acción), o (d) si existe una dispensa (exención) por escrito obtenida con anterioridad; la información podrá revelarse de acuerdo a los términos que señale la dispensa. En circunstancias donde exista más de una persona de la familia recibiendo consejería, cada miembro de esa familia es legalmente competente para ejecutar la dispensa en relación a sí mismo. La declaración deberá estar de acuerdo con lo que la dispensa indique. Sin la dispensa de todos y cada uno de los miembros de la familia legalmente competente, el consejero o consejera no podrá revelar la información que recibió, en lo que concierne a todos los demás.

2.2 Los consejeros y consejeras podrán utilizar el material de consejería del consultante para enseñanza, escritura y presentaciones al público, sólo si ha obtenido autorización específica o cuando se hayan tomado los pasos necesarios para proteger la identidad y confidencialidad del consultante.

2.3 Los consejeros y consejeras conservarán los registros del consultante, de forma tal que se pueda mantener la confidencialidad.

3.- CAPACIDAD E INTEGRIDAD PROFESIONAL

Los consejeros y consejeras deberán conservar un alto nivel de capacidad e integridad profesional.

3.1 Se considerará que los consejeros y consejeras están violando este Código de Ética y, por lo tanto, están sujetos a la exclusión de este Centro Clínico o a otra acción correspondiente, si: (a) son culpables de cualquier delito* , (b) son culpables de un delito relacionado a su capacidad o funciones, (c) se comprometen en conductas que pudieras conducir la condena de un delito relacionado a sus capacidades o a sus funciones, (d) tienen sus licencias o certificados temporalmente suspendidos, revocados o han sido amonestados por instancias reguladoras como (e) ya no son competentes para ejercer la consejería de pareja o de familia, así como consejería en las instituciones y organizaciones, porque han sufrido deterioro físico o mental causado por abuso de alcohol u otras substancias.

* Un delito es un comportamiento que, ya sea por propia voluntad o por imprudencia, resulta contrario a lo establecido por la ley.

3.2 Los consejeros y consejeras deberán buscar la ayuda profesional correspondiente para solucionar sus problemas o conflictos personales, mismo que pudiera deteriorar el desarrollo de su trabajo o juicio.

3.3 Los consejeros y consejeras, en el papel de maestros, supervisores e investigadores, deberán aplicar un alto nivel de conocimientos y de información precisa.

3.4 Los consejeros y consejeras deberán mantenerse actualizados en las investigaciones, en el conocimiento y en la práctica de la consejería familiar a través de actividades de educación continua.

3.5 Los consejeros y consejeras no deberán involucrarse en situaciones sexuales u otra forma de acoso o abuso de sus clientes, estudiantes, candidatos en entrenamiento, supervisados, empleados, personas sujeto de investigaciones, testigos o demandantes de investigaciones y/o procedimientos éticos.

3.6 Los consejeros y consejeras no deberán diagnosticar, dar tratamiento o aconsejar si el problema está fuera de su competencia.

3.7 Los consejeros y consejeras deberán hacer lo posible para evitar la alteración o mal uso de sus hallazgos clínicos y/o de investigación encontradas durante la consejería.

3.8 Los consejeros y consejeras, debido a su alcance para influenciar y alterar la vida de otros individuos, deberán ejercer especial cuidado al hacer sus recomendaciones y dar opiniones en testimonios u otra afirmaciones públicas y/o privadas.

4.- RESPONSABILIDAD CON ESTUDIANTES, SUPERVISADOS Y OTROS SUBORDINADOS

Los consejeros y consejeras no deberán excederse en el uso de la confianza y dependencia de estudiantes, supervisados o quienes dependan de ellos en el proceso de enseñanza-aprendizaje e investigación.

4.1 Los consejeros y consejeras deberán tomar conciencia de la posición de influencia que ejercen sobre los estudiantes y supervisados para evitar excederse en el uso de la confianza de tales personas. Por lo tanto deberán evitar relaciones duales que puedan dañar su juicio profesional y aumentar el riesgo de abuso. Cuando no se pueda evitar este tipo de relación dual deberán tomar las precauciones profesionales apropiadas para asegurar que su juicio no sea alterado y así evitar que se dé la oportunidad al exceso. Los ejemplos de tales relaciones duales incluyen, pero no se limitan a: negocios, relaciones personales cercanas con estudiantes, supervisados y otros subordinados. La intimidad sexual con estudiantes y supervisados no será aceptada en ningún caso.

4.2 Los consejeros y consejeras no deberán permitir a los estudiantes y supervisados ejercer o presentarse a sí mismos como competentes para otorgar servicios profesionales más allá de su nivel de entrenamiento, experiencia y competencia.

4.3 Los consejeros y consejeras deberán preservar la confidencialidad del material presentado por los supervisados, excepto: (a) cuando haya mandato legal, (b) para prevenir daño inmediato a una o varias personas, (c) cuando el consejero y consejera tenga que defenderse de una demanda civil, penal o de una acción disciplinaria derivada de la supervisión (en cuyo caso podrán ser manifestadas las confidencias del supervisado solamente durante el curso de dicho proceso), (d) en situaciones educacionales donde haya varios supervisores y sólo otros colegas profesionales que compartan la responsabilidad del entrenamiento del supervisado, o (e) si existe una dispensa previa, por escrito, y, en ese caso, tal información podrá ser revelada de acuerdo a los términos de dicha dispensa.

 

5.- RESPONSABILIDAD CON LOS PARTICIPANTES DE INVESTIGACIONES

Los investigadores deberán respetar la dignidad y proteger el bienestar de los participantes en la investigación y estar concientes de las leyes y reglamentos gubernamentales, así como de los estándares profesionales que deban regir la conducta de los investigadores.

5.1 Al planear una investigación, los investigadores deberán examinar cuidadosamente la aceptabilidad ética de dichos estudios. En la medida en que los servicio para los clientes que participan en una investigación se vean comprometidos por su participación en dicha investigación, los investigadores deberán buscar el consejo ético de profesionales calificados no involucrados directamente en la investigación y deberán tomar las medidas necesarias para proteger los derechos de los participantes en la investigación.

5.2 Los investigadores que soliciten participar en una investigación, deberán informarles de todos los aspectos de la investigación que puedan influir en su disposición para participar en dicha investigación. Los investigadores deberán ser particularmente sensibles a la posibilidad de un consentimiento limitado, cuando los participantes están recibiendo al mismo tiempo servicios clínicos y/o tienen impedimentos que limitan su comprensión y/o comunicación, o bien, cuando los participantes son niños.

5.3 Los investigadores deberán respetar la libertad que tienen los participantes para declinar su participación o para retirarse de una investigación en cualquier momento. Esta obligación requiere de una reflexión y consideración muy cuidadosa cuando los investigadores u otros miembros del grupo están en posición de autoridad o de influencia sobre los participantes. De ahí que los consejeros deberán evitar relaciones duales con los participantes en la investigación que puedan dañar su juicio profesional o aumentar el riesgo de excesos.

5.4 La información que se obtenga del participante durante el curso de la investigación es confidencial, a menos de que exista una dispensa previa por escrito. Cuando exista la posibilidad de que otros miembros de la familia puedan tener acceso a tal información, esta información, junto con el plan para la protección de la confidencialidad, se interpreta como parte del procedimiento para la obtención de la información con consentimiento.

 

6.- RESPONSABILIDAD CON LA PROFESIÓN

Los consejeros y consejeras deberán respetar los derechos de sus colegas y participar en actividades que mejoren la profesión.

6.1 Los consejeros y consejeras deberán ser responsables a nivel profesional cuando actúen como miembros o empleados de organizaciones.

6.2 Los consejeros y consejeras  que son autores de libros u otro material que es publicado o distribuido deberán de citar en éste, de quien fue la idea original.

6.3 Los consejeros y consejeras que son autores de libros u otros materiales publicados o distribuidos por una organización deberán tomar las precauciones necesarias para garantizar que la organización promueva y dé publicidad al material con precisión y objetividad.

6.4 Los consejeros y consejeras deberán participar en actividades que contribuyan a mejorar a la sociedad y a las comunidades, incluyendo una parte de su actividad profesional para servicios por los cuales reciban una pequeña o ninguna retribución.

6.5 Los consejeros y consejeras deberán preocuparse en desarrollar leyes y regulaciones relacionadas con la consejería de familia.

 

7.- ARREGLOS FINANCIEROS

Los consejeros y consejeras deberán hacer arreglos financieros con los consultantes o con las terceras personas que vayan a cubrir sus honorarios, y deberán verificar que éstos sean razonablemente adecuados y que el consultante esté conforme en aceptar la práctica profesional.

7.1 Los consejeros y consejeras deberán notificar a los consultantes los honorarios pactados desde el inicio del servicio.

7.2 Los consejeros y consejeras deberán proporcionar al consultantes, a las terceras personas que cubren los honorarios o a los supervisados información correcta relativa al encuadre de los servicios prestados.

 

8.-PUBLICIDAD

Los consejeros y consejeras podrán involucrarse en actividades informativas apropiadas que permitan a las personas del público escoger servicios profesionales sobre bases de información bien documentadas.

Este Código fue elaborado, revisado y aprobado por los miembros de la Junta Directiva del Centro Clínico de Atención Integral a la Familia, CCAIF, y entra en vigencia a partir del 15 de Enero del 2.002.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top