Lo último:

Temas Publicaciones: calostro

Lactancia Materna vs Lactancia “Latina”

Lactancia-maternaCon respecto a la lactancia materna me refiero, por supuesto, a la provista por la madre y la lactancia latina se refiere a la de “lata” o envase de leche, generalmente en polvo, que hay que comprar; claro, existen indicaciones médicas para su uso, pero son excepciones.

Esto tiene relación con el evitar dar tetero, mamila, mamadera o biberón al recién nacido. Dar lactancia materna no es un capricho. Debemos pensar que como cuando ustedes, las damas, no están embarazadas, no producen leche, cuando tienen un bebé, creemos que la leche materna es un diseño exclusivo para el nuevo integrante de la familia ¡como un traje o un vestido a la medida!; además, ésta disminuye las alergias, el estreñimiento, etc.

Con la lactancia materna se afianza el amor, el afecto de la madre por su hijo, y viceversa. Hay que aprovechar para observar al bebé, rozar sus mejillas, observar cómo se alimenta, disfrutar al amamantar.

Más que una “técnica” en una oportunidad para expresar tu amor.

Ahora bien, si lo planteamos desde otro punto de vista, uno más práctico, el económico…

Ah, se me olvidaba comentarles: se ha comprobado que los bolsillos tienen terminaciones nerviosas muy sensibles al dolor), es decir ¡EL BOLSILLO DUELE, Y MUCHOOOOO!

A esto se le conoce como NEURALGIA DEL BOLSILLO.

Saquen la cuenta del costo de un pote o lata de leche tipo fórmula. Algunos dirán: ¡Es más cómodo!; pero hay que pensar en la comodidad y beneficio del bebé.

Si detallamos los gastos, tenemos que: Hay que comprar teteros, agua mineral, ollas especiales, consumo mayor de gas o energía eléctrica, etc. Etc.

¿Está comenzando a doler…? ¿un poquito?

Firma

Un padre en bancarrota

(Marcelo Salinas Rojas, “Yo, X”, 2009)

Scroll To Top