Lo último:

La importancia de la educación sexual

Educacin-Sexual

Muchas de las primeras experiencias sexuales son recordadas con dolor y marcan para toda la vida. Se convierten en recuerdos traumáticos con consecuencias que quizá nunca desaparezcan. La diferencia en estos casos puede resumirse en una sola palabra: información. Casi todos los seres humanos nos adentramos a la vida sexual sin ningún tipo de orientación y no nos damos cuenta del increíble error que podemos cometer cuando no contamos con la madurez necesaria para asumir esta maravillosa etapa de nuestras vidas.

Educacion-sexual-foto-3 Todos creen que hacer el amor es un hecho espontáneo y natural. Quizá el acto sexual básico así lo sea como el deseo mismo. Pero el estar íntimamente con alguien es un arte, y como tal, puede aprenderse y mejorarse. Los buenos amantes se hacen no nacen. La autora Thea Lowry lo expresa así: “aunque el sexo sea perfectamente natural, no siempre es naturalmente perfecto”.

El Dr. Gindin nos dice: “en el hogar y en la escuela, nuestros padres y maestros probablemente se han preocupado por enseñarnos todo lo necesario para la vida, pero no a hacer el amor. A hombres y mujeres les han hecho creer que de esto se nace sabiendo”. Lejos de ello, la función sexual es aprendible.

La buena sexualidad se relaciona con el conocimiento y no con la ignorancia. La ausencia de una adecuada educación sexual contribuyen al infortunio de crear experiencias traumáticas. En cambio, la buena sexualidad requiere información, intercambio, cooperación, amor y creatividad.

Para los autores del libro:“Sexualidad Sana, Liderazgo Sólido” José y Silvia Cinalli “la ignorancia no es sinónimo de pureza y candidez, sino de malas decisiones y de consecuencias costosas para el resto de la vida. Cuando se imparte educación sexual más allá de la genitalidad y del acto sexual, el resultado se traduce en familias más sanas y matrimonios más sólidos, ya que la sexualidad se refleja en cada faceta de la vida humana. Gran parte de nuestros triunfos y fracasos están estrechamente relacionados con nuestra buena o mala sexualidad; de ahí que debemos descubrir su verdadero propósito.

Propósitos de la sexualidad

educacion-sexual-foto-1       Conocer los propósitos de la sexualidad nos libera de viejas creencias que nos han tenido esclavizados por años.

-El sexo es un regalo Divino: así que debemos agradecerlo y apreciarlo. Tristemente como dice Abel Martínez “nuestra sexofóbica civilización, condenó la sexualidad a las llamas del infierno, a la clandestinidad y el pecado, la ignorancia y la oscuridad. La sexualidad se llenó de prejuicios, prohibiciones, mistificaciones, taras y perversiones. El deseo sexual no es

-El sexo es para el disfrute y el placer. contrario a la espiritualidad y es vital para una vida saludable.

-El sexo es para la reproducción.

-El sexo satisface la necesidad básica de intimidad.

Finalmente no olvidemos que es importante acabar con todos los mitos que rodean al sexo para poder mantener una relación sana con nuestros cuerpos y con nuestras parejas. El sexo es un hecho maravilloso y mágico de la vida, que no necesariamente nos domina. Lo que sí necesitamos es toda la información que podamos tener para disfrutarla plenamente y sin tabúes. El sexo nos edifica y nos enaltece. En otros artículos seguiremos revisando otros aspectos de la sexualidad que nos permitirán conocerla a profundidad.

Tomado de: Cinalli, Silvia y José. Sexualidad Sana. Ediciones  2009. Buenos Aires, Argentina.

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top