Lo último:

La Oración de la Serenidad

...
La Oración
de la Serenidad

Queridas, amigas y amigos, hoy nos dedicaremos a realizar un breve análisis, sobre la historia que envuelve a una Oración Universal que para mi persona reviste una gran importancia por lo útil que ha sido en mi vida, desde que la he estudiado y procesado puedo ser capaz de exponerles mi humilde análisis referente a este tema.

ORACIÓN DE LA SERENIDAD

Dios concédeme la

Serenidad para aceptar

Las cosas que no

Puedo cambiar…

Valor para cambiar

Aquellas que puedo y…

Sabiduría para reconocer

La diferencia…

La oración de la serenidad en su forma completa, dice lo siguiente:

”Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas  que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia a la paz; pidiendo, como lo hizo Dios, en este mundo pecador tal y como es, y no como me gustaría que fuera; creyendo que TÚ harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a tu voluntad; de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz contigo en la siguiente. Amén”

Por lo anteriormente expuesto vemos que la misma posee tres pilares fundamentales;

SERENIDAD, VALOR Y SABIDURÍA.

DIOS concédeme la

Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar…

Una persona serena es apacible, dulce en trato, sosegada. Sin embargo, ¿se puede recurrir a la serenidad cuando hay que afrontar problemas personales, laborables, sociales y económicos? Sin duda, en estas circunstancias lo más común es sentirse nervioso, irritable o molesto, pero justamente es la aptitud menos saludable.

La serenidad es una sensación de bienestar que nos permite focalizar las cosas que suceden a nuestro alrededor desde un costado más activo. Las personas serenas logran pensar antes de decidir y no se sienten demasiado asustadas, preocupadas o ansiosas por el porvenir. Tampoco se recuestan en la infidelidad del pasado, ni fantasean posibles catástrofes futuras. En realidad, quienes son más serenos pueden disfrutar de la vida y pensar que podrán, en algún momento, superar los problemas....

La serenidad no es indiferencia, complacencia ni ignorancia. Es una virtud saludable que nos abre la posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida, admirando lo bello de ella, este concepto nos lleva a pensar en EL SEGUNDO VIGILANTE (Venus), pues es el encargado de instruir a los aprendices en la belleza de la institución y serenar las pasiones de las que todos estamos llenos.

La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella.

Valor para cambiar aquellas que puedo y…

El valor es la virtud necesaria para vencer nuestros miedos y fantasmas internos, que en ocasiones llevan a una persona a la depresión, sabio quien es capaz de enfrentarlos y cambiarlos, con un único ser mejor persona para con el mismo, su familia y el entorno en el que se desarrolla.

Sabiduría para reconocer la diferencia…

La sabiduría es una habilidad que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo. En la sabiduría se destaca el juicio sano basado en los conocimientos y entendimiento para resolver problemas, evitar o impedir peligros, alcanzar ciertas metas, o aconsejar a otros; esta toma sus referencias de lo que se denomina memoria a largo plazo. La semilla puesta en la tierra debe recibir luz y agua para, finalmente, dar su fruto; comparando al hombre con un árbol. Para que el hombre pueda recibir, es necesario que transforme la materia prima del mundo mediante su trabajo. En el mundo no hay edificios ya hechos, sino que debemos construirlos; para comer pan debemos plantar, cosechar y luego hornear, etc.

Nahil Nùñez

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top