Lo último:

Navidad, época de Reencontrarnos en Familia

Navidad...
Ahora que somos adultos, casados o solteros, que hemos vivido lejos físicamente de nuestros padres y hermanos, de amigos de la infancia y la adolescencia, el reencuentro con todos ellos en esta navidad, genera altas expectativas.

Cuando estamos lejos del hogar, nuestra mente fantasea y solo recuerda los momentos agradables, los abrazos, las risas, las fiestas y la comida navideña en una mesa hermosamente arreglada. El problema comienza una vez que volvemos a reunirnos físicamente con todos ellos, allí pueden surgir cantidad de actitudes y comportamientos inesperados muy extraños y desconocidos para nosotros.

La Navidad es una época donde se afloran de manera inconsciente los complejos adquiridos por experiencias vividas en la infancia dentro de la familia. Podemos notar como aparece la envidia,los celos y la competencia por diferencias y lamentablemente, si no estamos bien afianzados o seguros de nosotros mismos, tranquilos y satisfechos con nuestra vida, terminamos atrapados emocionalmente en cualquiera de las situaciones difíciles y confusas que se presentan en ese reencuentro familiar.

Con frecuencia escucho decir a muchas personas, que sus relaciones familiares resultan ser más difíciles y conflictivas que las relaciones que mantienen con sus amigos. He comprobado en muchos de estos casos que el vínculo familiar y el afecto que han compartido, es solo producto de las expectativas que mantienen unos con otros. Yo le llamo a este comportamiento familiar, “la danza de las familias amalgamadas”, donde dependen unos de otros emocionalmente para expresarse ese amor infantil que aprendieron en su familia.

¡Qué importante es poder conseguir la auto-dependencia afectiva! Como dice Jorge Bucay en su libro “El Camino hacia la Autodependencia”, eso nos ayudará a tener la llave que abrirá y cerrará la puerta de nuestra vida para tomar decisiones a favor de nuestra salud emocional. Dejemos entrar a nuestras vidas comentarios y acciones positivas, que estén cargadas de cariño, respeto y solidaridad y cerremos la puerta, poniendo límites, a los comentarios mal sanos, actitudes dolorosas y negativas, para no dejarnos afectar por ellas, que nos lleve a reaccionar de la misma manera que ellos, porque esto significaría que todavía tienen poder sobre nosotros y pueden cambiar nuestra manera de ser.

Es recomendable en navidad ir de vuelta al hogar de nuestra familia, sin expectativas, resentimientos o recuerdos negativos. Será bien importante, que este tiempo lo inviertas en sanar las heridas del pasado y las perdones. Es muy hermoso ir a ese reencuentro familiar tan importante lleno de paz, de sentimientos y pensamientos amorosos para estar dispuestos a dar comprensión, tolerancia y respeto por las diferencias que encontremos, de esta manera suavizaremos el camino que nos lleve a reconciliarnos con nuestras raíces familiares.

Regresar a casa como niños sanos en cuerpos de adultos y conscientes nos permitirá disfrutar del contacto de nuestros padres y hermanos, así como de amigos y otros familiares, de una manera amorosa y desinteresada, sin reproches ni exigencias, para darnos la oportunidad de refugiarnos en momentos de confusión y hostilidad.

A continuación te doy algunas recomendaciones para disfrutar de la navidad con tu familia:

  1. No tengas expectativas: ve dispuesto a dar, a compartir y no a recibir. Esto hará que disfrutes más las reuniones navideñas.
  2. Celebra sus éxitos: celebra junto con tus familiares sus éxitos y logros, pero desde el corazón. Escúchalos con atención y respeto y sonríe con alegría y gozo.
  3. No te fijes en lo que tienen: más que el lujo y cosas de valor que ellos puedan tener, dedícate a pasar un buen rato con ellos. Solo observa sus cualidades pues ellos serán como el espejo en donde te miras.
  4. Comparte sus experiencias positivas: potencia en ellos el bienestar hablando de las cosas buenas y positivas y evitando juicios y comentarios malsanos sobre los demás.

En esta navidad 2.010, reencuéntrate con tu familia y lleva tus mejores galas, que el traje que lleves puesto vaya cargado de sentimientos amorosos, de pensamientos bien intencionados, y veras como nada que tú no quieras te afectará.

Disfruta esta navidad como ninguna otra y guárdala como un recuerdo agradable que te de la motivación para volverla a crear.

Feliz Navidad 2.010.

Nahil Núñez de Gurlino

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top